• Ricardo Fabre

Trabajo en equipo. Todo lo que debes saber para este 2020

El trabajo en equipo no solo aumenta el rendimiento, sino que también promueve el desarrollo de mejores ciudadanos y sociedades.

Cualquiera que haya trabajado en un equipo sabe que la única forma de hacerlo con éxito es evaluarse a sí mismo con honestidad y convertirse en la mejor persona que uno puede ser.



Para que un grupo de personas se convierta en un equipo de alto rendimiento, sus miembros deben someterse a cinco etapas de transformación, que fueron descritas magistralmente por Jon Katzenbach y Douglas Smith en lo que llamaron "La curva de rendimiento del equipo",


Las cinco etapas son:




1. Trabajo en Grupo


Un Trabajo en Grupo no es más que una colección de individuos que hacen contribuciones independientes a un objetivo común, lo que requiere bajos niveles de integración y alineación. Los grupos de trabajo funcionan bien en ciertos contextos donde la complejidad es baja y los objetivos son directos. Sin embargo, se vuelven cada vez menos efectivos a medida que el entorno se vuelve más complejo y los objetivos se vuelven más desafiantes. Específicamente, cuando la identificación y el aprovechamiento de las sinergias se convierten en un requisito previo para la supervivencia y la sostenibilidad a largo plazo, los grupos de trabajo deben evolucionar en equipos o de lo contrario se irán al olvido.


2. Pseudo-Team


Operan bajo la premisa de que sus miembros trabajan individualmente y, luego, otra persona, un coordinador, será responsable de integrar los resultados de su trabajo. Por lo tanto, cuando los miembros de un grupo de trabajo primero intentan trabajar como un equipo real, tienen que enfrentar malentendidos y fricciones inevitables como resultado de las diferencias naturales entre sus personalidades, estilos de trabajo y objetivos personales. Como resultado, el clima y el rendimiento se deterioran. A pesar de esta dificultad, cada miembro del equipo, especialmente el líder, debe ser determinado y paciente, y permitir que esta etapa ocurra en su totalidad sin dejar que defina el futuro del equipo.


3. Equipo potencial


Una vez que se desarrolla un cierto nivel de familiaridad y camaradería entre los miembros del equipo, comienzan a acordar objetivos preliminares, métodos de trabajo, protocolos de comunicación, etc. Además, a medida que comienzan a llegar a acuerdos, también comienzan a desarrollar una cultura propia. Esto les permite sentirse cómodos el uno con el otro, anticipar los movimientos del otro y tener una idea de lo que podrían lograr juntos.


4. Equipo real


Visualizan un futuro compartido, se motivan mutuamente, aprenden unos de otros, resuelven disputas y realizan sus trabajos de manera que fortalezcan el sistema general. De esta manera, finalmente comienzan a identificar y aprovechar las oportunidades de sinergia que antes eran invisibles. Esta es la marca de un verdadero equipo.


5. Equipo extraordinario


Cada miembro comienza a desarrollar habilidades únicas y especializadas que aumentan el inventario de ventajas competitivas del equipo. Además, se reinventan periódicamente a sí mismos y a su forma de trabajar, adaptándose así rápidamente y, a veces, generando tendencias de la industria. El trabajo en equipo es uno de esos temas donde la teoría organizacional, la gestión empresarial, la teoría política y la psicología humana se encuentran para revelar una gran cantidad de conocimiento y sabiduría que se aplica a todos los ámbitos de la vida.




17 vistas