• Ricardo Fabre

La confianza y soporte como clave de éxito en la toma de decisiones.

Actualizado: 4 de sep de 2018


Las decisiones requieren un análisis duro de los datos, pero también se pueden

enriquecer al considerar elementos personales del ejecutivo involucrado.


Consideremos que el empresario toma decisiones con una valoración del riesgo diferente a la de sus ejecutivos

Visualicemos a un ejecutivo, que aún esta construyendo su trayectoria profesional,

y tiene que decidir sobre una inversión que le tomará el 40% del presupuesto

anual de su área. Como todas las decisiones que enfrenta este ejecutivo, el nivel de

riesgo es alto, la información es poca y las expectativas son altas. La tensión que

genera en el ejecutivo esta decisión no tiene sólo una base profesional, tiene

también una base emocional que va desde la motivación por el logro hasta el

miedo al fracaso. ¿Cómo entonces puede el empresario Pyme atender esta

tensión en sus ejecutivos? Y ¿Qué impacto puede tener no atender la parte

emocional de la decisión?


Partiendo de que la empresa provee las herramientas y recursos necesarios,

entonces tendremos que evaluar el siguiente escalón, aquel que refiere a si la

empresa provee una estructura de soporte emocional para sus

colaboradores. Consideremos que el empresario toma decisiones con una

valoración del riesgo diferente a la de sus ejecutivos, y esto puede generar una

mayor tensión en el proceso. El reto es ¿cómo proveer de un soporte emocional a

sus ejecutivos? De ahí la importancia de que el empresario genere un diálogo

basado en LA PERSONA con sus ejecutivos.


Las decisiones requieren un análisis duro de los datos, pero también se pueden

enriquecer al considerar elementos personales del ejecutivo involucrado. Es decir,

incluir en el proceso de toma de decisiones el elemento de confianza personal o en

su contraparte, en el nivel tolerable de inseguridad que puede tener nuestro

equipo de trabajo. Esto se puede atender si el diálogo además de estar enfocado en

los planes y la expectativa de la empresa, también atiende los escenarios de

desempeño. Y el empresario PYME puede promover que sus ejecutivos tomen

decisiones más allá de su zona de seguridad (y que sean benéficas para la

empresa) si da el soporte y confianza personal a los ejecutivos. Recordemos

que el desempeño no es lo mismo que los resultados. Si esto se aclara frente al

ejecutivo, entonces el empresario extiende una red de seguridad que permitirá al

ejecutivo tomar las decisiones importantes de alto impacto para la PYME. No es un

tema del tamaño económico de la decisión, es un tema del impacto en el proceso de

toma de esa decisión. Si el ejecutivo no ve esa red de seguridad, sus decisiones se

verán limitadas por el nivel de riesgo que toma y esto puede traer consecuencias

en el crecimiento de la pyme.


Regresemos al ejecutivo que mencionamos al inicio. Ante la decisión a la que se

enfrenta puede tomar un camino menos riesgoso… y seguir haciendo las cosas

como siempre se han hecho (esa se vuelve su red de seguridad) o puede asumir el

riesgo sabiendo que el Director o dueño de la pyme es su red de seguridad y que

ambas partes asumen su rol tanto en la decisión como en los resultados, quedando

el enfoque en el desempeño en la ejecución, sin distracciones ni titubeos.