• Ricardo Fabre

¿Por qué tu evento de fin de año debe ser un evento de integración?

Como Director de una empresa de integración de equipos de trabajo, me he llevado la agradable sorpresa de que cada vez los clientes buscan más este tipo de eventos para enmarcar sus fiestas de fin de año.




Estoy convencido de que ya hay una enorme sensibilización entre quienes lideran a las empresas más innovadoras, de que la fiesta de fin de año es una excelente oportunidad para pasar un buen rato como organización, pero también para tener un entregable concreto en términos de Cultura Organizacional.


Las organizaciones (como las personas) necesitan ciclos...

Estos ciclos tienen el objetivo de alinear y refrescar la relación y compromiso con el equipo. Ahora, y vuelvo al inicio del post, un evento de integración es también una ocasión de optimismo y festejo. Es aprovechar los momentos positivos y lo resultados logrados para reforzar el elemento central de la integración laboral: La cultura organizacional.


Creo es en este contexto que se vuelve muy relevante hacer de la fiesta de fin de año un evento de integración. Pero antes hagamos un nuevo marco de referencia: los eventos de integración tienen algunos momentos en el top of mind: El obvio, pero también el menos deseable, es cuando las cosas en la organización no van bien (y ahí siempre es recomendable hacer una actividad de integración). Otro, y ya se presenta en momentos más positivos, es que sea para un área específica o en un evento “exclusivo” dedicado a “hacer una integración con el equipo”.


El evento de fin de año como evento de integración de equipos de trabajo.

Partamos de que el evento de fin de año de tu empresa no es una “carga de trabajo” para el área de recursos humanos -un trámite más- de la vida corporativa. Hecho eso a un lado, entonces veamos los beneficios de enmarcar el evento de fin de año en una actividad de integración.

El principal, como ya comentamos, es hacer de éste, un evento que refuerce la cultura organizacional. Es entender, como líder de la organización, que vas a lograr “algo más” que solo un rato agradable entre compañeros de trabajo. Es aprovechar una oportunidad de mandar un mensaje alineado a los objetivos de la organización.

Convertir a la fiesta de fin de año en un evento relevante, con un entregable específico que suma para construir una cultura que fortalezca el logro de objetivos para el siguiente año, esto, sin perder la diversión que ya se espera de la fiesta.

También hay beneficios más prácticos para la empresa. Gourmétrica evoca un ambiente positivo, participan todos los colaboradores y permite refrescar el compromiso con la empresa de los colaboradores. Esto hace un momento ideal de refuerzo positivo para avanzar en la construcción del clima laboral ideal para lograr los mejores resultados. Y todo esto aprovechando un presupuesto que (por lo general) ya se tiene asignado para la fiesta, pero ahora tiene una causa concreta en la estrategia de desarrollo organizacional, sumada al tradicional “baile y rifas” de la fiesta, con una sorpresa diferente y de alto impacto para los participantes.


En resumen: la fiesta de fin de año puede ser relevante para la estrategia de la empresa. Darle un enfoque de evento de integración es una forma diferente de construir la cultura organizacional deseada. Se aprovecha un momento positivo, para incrementar el impacto de poder visualizar, cómo la labor de todos los participantes suma al logro de resultados.

62 vistas