• Ricardo Fabre

Así administras el Tiempo y la Energía con éxito en tu Organización.

Como líderes en nuestras organizaciones, somos el primer responsable de que cada uno de nuestros colaboradores logren sus metas.



Pero para esto, debemos tener una buena noción de las cargas de trabajo, las capacidades, la motivación y otros elementos que pueden afectar el desempeño de nuestro equipo.


Una herramienta es la Administración del tiempo y, cómo los académicos más recientemente han observado, la administración de la energía de las personas.


El proceso inicia en la definición de las metas a alcanzar. Sabemos ya que las metas individuales de nuestros colaboradores, deben estar alineadas a los objetivos de la empresa; lo cual se logra con un adecuado proceso de Planeación Estratégica.


Pero para la definición de metas individuales, es necesario considerar distintos aspectos, entre ellos que la meta sea:


• Demandante

• Alcanzable

• Específico y medible

• Debe tener un “deadline”

• Acordado por el equipo que debe alcanzarlo

• Por escrito

• Flexible


Si lo anterior se cumple, entonces se puede planear de forma adecuada el tiempo de cada colaborador, siguiendo algunos pasos, entre ellos:


• Iniciar con metas a Largo Plazo y Objetivos

• Relacionar sus actividades diarias con esas Metas y Objetivos

• Asignar prioridades a las tareas diarias de acuerdo con su contribución a sus objetivos

• Agendar las tareas de acuerdo a su prioridad y el grado de concentración requerido


De tal forma que el equipo puede mantenerse en el camino usando su Plan como guía durante crisis o interrupciones y enfocarse en el logro de resultados.